Luego de varios intentos “fallidos” –como los llama la bancada política israelí– de formar un gobierno fuerte; el parlamento (Knéset) le dio la “gigante victoria” que éste esperaba.

Esta es la tercera vez que Benjamín va a elecciones en un año, ya que empataba en resultados con Gantz. «¡Qué alegría tenemos esta noche! Es una noche de una victoria gigante. Dijeron que se había acabado la era Netanyahu pero ¡no! Hemos ganado contra todos los pronósticos», proclamó.

«Ha llegado el momento de que Israel tenga ya un Gobierno y de la reconciliación interna», añadió.

Aún se espera otra parte de los resultados que no se han contabilizado, lo que podría significar una cuarta elección en tan solo once meses transcurridos desde la última vez.

Los planes del primer ministro es formar una coalición con líderes políticos y religiosos opositores a su gobierno, en un intento de poder calmar los ánimos por la intensa pelea sobre los votos y la la oposición que el propio presidente de Israel le hace.

Esta ha sido una de las elecciones más reñidas para Netanyahu, quien ha enfrentado los desafíos del Coronavirus en su país y las reacciones mundiales por el “Acuerdo del Siglo”, propuesta del presidente de EE.UU, Donald Trump.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *